Tarradellas 40 años después

Habrá que bucear en muchos archivos para explicar los por qué de hechos que trasforman el devenir de los acontecimientos. No estamos refiriéndonos a la serie de TVE “El Ministerio del Tiempo”. Si no a un documental sobre el retorno del president de la Generalitat de Catalunya, Josep Tarradellas i Joan, desde su exilio en la campiña francesa.


Nos situamos allá por el verano de 1977 en las afueras de una localidad de la Touraine francesa a orillas del Río Loira, concretamente entre los muros del Clos de Mosny, una finca productora de vino de unas 15 hectáreas que en su día fue propiedad del president de la Generalitat en el exilio Josep Tarradellas i Joan. Allí se reunieron los líderes de los partidos catalanes con representación en las primeras elecciones democráticas, donde junto al president en el exilio, decidieron dar los primeros pasos para su regreso a Catalunya.
Nos lo explica 40 años después un familiar suyo, Joaquin Joan Ferrés, el único que queda por estos lares, exiliado después de perder una guerra con apenas cuatro años y que salió de su Cervelló natal a una aventura que a lo mejor nunca quiso correr. Nos habla al pie de estos viñedos que compró Tarradellas allá por mayo de 1939. Vivió en ellos un breve tiempo a comienzos de la Guerra Mundial y después de ella hasta 1977. Antes vendió el Clos de Mosny a la champañera Tattinger, con la condición de poder vivir en la casa hasta su regreso a Catalunya.
Cuando se van a cumplir 40 años de su vuelta el 23 de octubre de 1977, un equipo de la productora Ottokar está rodando un documental del hecho para TVE y TV3. Les hemos acompañado hasta este lugar, porque este escribidor fue testigo de aquella reunión en agosto del 1977.


Después de esos 40 años y con la perspectiva de una transición política en España y el desarrollo de un Estado autonómico (hoy en crisis) era un buen momento para profundizar en la figura de Tarradellas tal y como lo conocimos entonces y con su trayectoria política posterior. Fue, sin duda, una persona clave para resolver la cuestión de las anhelos de “autogobierno” de las llamadas autonomías históricas como eran el País Vasco, Catalunya y Galicia. Su predisposición a regresar como presidente de la institución catalana restablecida facilitó mucho la negociación con el Gobierno de la UCD y el resto de partidos, alguno de ellos con tradición centralista, y especialmente una España del posfranquismo atenta a cualquier alteración “del orden” por muy ficticio que fuera.
Sus 40 años de espera y reflexión en la campiña francesa le habían permitido, como nos confesó personalmente, evolucionar en su pensamiento político hacia una posición de posibilitar ese regreso con unas condiciones pactadas que no menoscabaran la esencia del estatuto del 32 y que no albergaran deseos rupturistas con el Estado en consonancia con los principios de la transición hacia la plena democracia. Fueron esas dos premisas las que permitieron la restauración de la Generalitat, concepto fundamental en la negociación, y su regreso a Catalunya.
Hoy pasear por los mismo viñedos, ver como la estructura del Clos de Mosny es la misma que aquel agosto del 77. Las viñas, pese a la sequía, muestran un esplendoroso verde y las uvas de “Chenin” o Pinto, como se le conocía anteriormente, un dorado que augura una cosecha corta, pero de gran calidad.

Repasar las fotos de la reunión de la que no queda más que uno de sus asistentes. Te trae a la mente una España en ebullición política de aquellos primeros pasos hacia la consolidación plena del sistema democrático. Una Catalunya a la espera de su reconocimiento diferencial y a un político, Josep Tarradellas i Joan que debía aportar una buena dosis de prudencia para mantener el equilibrio entre rupturistas y conservadores.

Los tres periodistas que estábamos aquí, Albert Arbós (amigo personal de Tarradellas), Arturo Sanagustín y este escribidor hemos constatado, que pese a 40 años de ejercicio democrático hoy el nivel de ebullición política está prácticamente a la misma temperatura. Seguramente el pensamiento de Tarradellas expresado en las muchas entrevistas que tuvo podría servir como referente.

Texto y fotos a color de Valentín Villagrasa.

About Author

Comments are closed.

background